La justicia martiriza al santo varón Monedero

|

YA se sabía que Juan Carlos Monedero –¡qué gran apellido para quien sufre episodios de amnesia cuando tiene que hacer frente a sus obligaciones tributarias!– no se había recuperado de la ruptura de la relación –del tipo que fuese– con la fashioner Carmen Lomana, pero daba la impresión de que su salud iba mejorando. ¡Vana ilusión!, está a punto de sufrir una recaída y todo por culpa de la justicia, que como siempre persigue a los santos varones. El Tribunal Superior de Madrid acaba de dictar una sentencia en la que prohíbe que compatibilice su trabajo como profesor en la Universidad Complutense con las actividades privadas como consultor política y económico. Si deja las clases, sus alumnos botarán foguetes; si renuncia a la asesoría, se resentirá su monedero. Difícil elección la suya.

La justicia martiriza al santo varón Monedero