POCO O NADA QUE CELEBRAR

|

El 18 de diciembre se celebra el Día Internacional del Migrante. Día en que se adoptan los derechos de los/las trabajadores migrantes y sus familias, cabe señalar que España no firma dicha adopción. De acuerdo con las normas internacionales de Derechos Humanos, toda persona sin discriminación alguna  tiene derecho a gozar de los derechos humanos fundamentales. Dicho esto, no debería enviarse a ningún inmigrante a un lugar donde sea torturado, ni privado de atención sanitaria. Las mujeres inmigrantes deberían tener salud gratuita siempre, incluida la ginecológica y reproductiva. Todos los niños/as  deberían tener derecho a educación y una alimentación y vida digna. Aunque todas las personas que migran sufre toda clase de violaciones a sus derechos, las mujeres se hallan en enorme desventaja. Amnistía Internacional denuncia que las mujeres y niñas migrantes sufren mayor violencia sexual a manos de bandas y traficantes de personas, otros migrantes o funcionarios corruptos. Las políticas migratorias no instrumentan como combatir éste problema. La vulneración de los derechos humanos a diario provoca muertes, como la de Samba, que encerrada en un CIE de Aluche, en Madrid, no recibió atención médica y murió, sin que nada haya pasado. O la de Idrisa Diallo, en la zona Franca de Barcelona , muertes que de alguna manera sacaron a la luz la situación de los CIES y la población comenzó a conocer que en esos guantánamos españoles se priva de derechos. Por suerte cada vez son más las organizaciones que trabajan en la defensa de los derechos de los migrantes, y se exige al Gobierno que se cierren los CIES, que utilicen la Ley de Extranjería para políticas integradoras y no para convertirlos en objeto de discriminación, porque ser ilegal no es un delito, y no hay derecho de presentarlo como delincuente, terrorista, como una carga, cuando en realidad contribuyen a los países de acogida , formando parte del tejido social, del desarrollo . La aprobación de la Ley de la Seguridad Ciudadana , Ley mordaza, legaliza las devoluciones en caliente en las Vallas de Ceuta y Melilla, legaliza la vulneración de los derechos más fundamentales de, ser humano , en este caso del migrante.
(*) Responsable de Inmigración de la asociación Fuco Buxán

POCO O NADA QUE CELEBRAR