Ya vemos la importancia de los test

|

Puede que no tengamos ni el más mínimo indicio de infección y ser un foco de contagio. Que salgamos de casa para ir a trabajar o a hacer la compra y vayamos dejando a nuestro paso un rastro de virus que atacará a todos los que tengan la mala suerte de estar en nuestro radio de acción. Un estudio que usa modelos matemáticos y los datos de la pandemia en China concluye que los asintomáticos y los que tienen síntomas leves son los responsables del ochenta por ciento de los contagios. De pronto, esto es como una historia de terror. Porque no solo no estamos libres de ser los siguientes en caer sino que podemos ser los culpables de la caída de otros muchos. Igual ahora entendemos mejor la llamada de la OMS a los países a que hagan test masivos y se pueda controlar a la población portadora. O al menos intentarlo. En esta ruleta rusa a la que estamos jugando somos a la vez el que se pone la pistola en la cabeza y la bala del resto.

Ya vemos la importancia de los test