ROEL, COMPROMISO POLÍTICO

|

Ha causado conmoción la noticia del fallecimiento del político y alcalde de Viveiro, Melchor Roel. La enfermedad, grave, arrebata la vida de un político comprometido y de convicciones. Más allá de las ideologías, más allá de las siglas del partido, está y siempre debería ser así, la persona. El hombre que a través del servicio público, a través de la política, hoy tan denostada sin embargo, intenta servir, solucionar, ofrecer y preservar su comunidad, su pueblo, su ciudad, su provincia, su región o su país. Sólo por eso, simplemente por eso, el respeto, la tolerancia, la pluralidad y la admiración. Seamos demócratas, no demagogos de media tinta.
Político de izquierdas, sindicalista en su momento, ha sido alcalde durante una década en Viveiro y diputado provincial. Tiempo suficiente para que el político y la persona interactúen y estén al servicio de la sociedad. Así ha sido en el caso de Roel. Comprometido. Luchador. De profundas convicciones. Hombre leal a sus ideas y a su gente. Hoy que la lealtad tanto se minusvalora o se deja de lado, o simplemente se confunde con la fidelidad que nada tiene que ver.
El político ha de ser cercano, próximo, sensible. Partícipe y parte de la comunidad y sociedad que le toca vivir. Que le toca dirigir. Debe saber escuchar y ante todo saber decidir. Tener criterio propio. Melchor Roel lo tenía. Y como él muchos alcaldes y concejales anónimos prácticamente que se reparten a lo largo y ancho de esa Galicia de 315 concellos. Demasiados. También demasiado pequeños para poder prestar eficientemente servicios y desarrollar competencias. Hoy en la medianía de la mediocridad política imperante hemos politizado las instituciones, entes políticos y organizaciones, una tras otra y al tiempo narcotizado y anestesiado en una indolencia permanente a toda la sociedad. Incluso a los ayuntamientos, a sus alcaldes y a sus concejales. Los servidores y políticos más próximos, más cercanos a los ciudadanos y a sus problemas. Reconozcamos el ejemplo, la dedicación, el servicio público y desinteresado de políticos con piel y sensibilidad, con ejemplo y tesón, con audacia y vocación. Tratando algo muy simple, a saber, mejorar la dignidad de las personas, de sus vidas, de la convivencia. Roel lo ha hecho.

ROEL, COMPROMISO POLÍTICO