La flor del maíz

|

En los años previos a la Segunda Guerra Mundial, los austriacos mostraron una simpatía por el nazismo similar o mayor a la existente en Alemania. Cuando en 1938 fueron anexionados al Tercer Reich, no hubo apenas oposición popular. Al terminar la guerra y en contra de la evidencia histórica, Reino Unido y EE.UU decidieron que Austria fue tan víctima de los nazis como otras naciones invadidas y procedieron a una desnazificación mucho menos intensa que en Alemania.
Por esta razón, los herederos del nazismo han podido agruparse en el FPÖ y han estado a punto de ganar las elecciones presidenciales, con un programa basado en la xenofobia. No alaban en público a Hitler, ni usan la esvástica, ni saludan brazo en alto, pero han recuperado el segundo símbolo de los nazis austriacos: la brunonia azul, conocida popularmente como la flor del maíz. El útero que parió a la bestia parda, sigue fértil. 

La flor del maíz