NO TIENEN VERGÜENZA

|

Que el Partido Popular y el PSOE se enzarcen en una guerra de reproches sobre quién hizo menos por el aeropuerto de Alvedro es toda una exhibición de desvergüenza, desmemoria y absoluta ausencia de talento y compromiso con la ciudad.

En los últimos 20 años ambos partidos han tenido responsabilidades en el Gobierno y en la Xunta y ninguno de los dos han sido capaces de diseñar un mapa aeroportuario gallego que diera impulso al aprovechamiento inteligente de las tres pistas con que cuenta nuestra tierra. Ambos partidos se han limitado a parchear y a utilizar electoralmente las aspiraciones de los coruñeses sobre Alvedro. Si fuera por las promesas electorales de unos y de otros tendríamos, uno de los mejores aeropuertos de Europa.

Mas allá de sus incoherencias y sus mentiras electorales, ambos partidos deben saber que la infraestructura aeroportuaria de La Coruña es un soporte básico para la economía del área, pero aún más importante que esto es lo que significaría contar con un aeropuerto en condiciones cuando la crisis remita. No hacerlo supondrá un enorme lastre para la recuperación económica de La Coruña y nuestro área metropolitana.

Nos dice Unión Coruñesa que interpreta este enfrentamiento entre PP y PSOE como una cortina de humo que pretende ocultar la falta de compromiso real con la ciudad de las dos formaciones políticas y el resultado de sus discusiones solo redunda en la pérdida de credibilidad ante los coruñeses de aquellos que en lugar de poner lo mejor de sí mismos para apoyar a la ciudad se limitan a utilizarla como arma arrojadiza para mantener, a costa de lo que sea, su parcela electoral. Está claro que ni quieren ni entienden a La Coruña.

Por lo demás, el Ministerio de Fomento niega que haya bajado el ritmo de las obras para ampliar Alvedro. Pues los señores del ministerio dirán lo que quieran, pero en la zona de la nueva pista no se ven más allá de dos máquinas y los operarios se cuenta con los dedos de una mano y sobran dedos.

En concreto, la nueva carretera de circunvalación de Culleredo tendría que haber sido finalizada en marzo y, veremos si aún entonces, se abrirá al tráfico sobre diciembre del presente año.

Por su parte, el alcalde de Oleiros ha dicho que la Dirección General de Aviación Civil ha incluido en el plan director de Alvedro las alegaciones formuladas por su Ayuntamiento al informe de impacto ambientas. Algo es algo, porque los coruñeses en general están hasta el gorro de promesas incumplidas.

NO TIENEN VERGÜENZA