Reivindicación

|

Posidón –mejor conocido entre nosotros por su lado latino Neptuno– está cabreado con los coruñeses. Como todos los dioses aspira a cegarnos cuando quiere perdernos como a esa En Marea, nasía pa´ganá. Hermano de Zeus le correspondió el dominio de las aguas en el reparto universal de bienes.
Con su poderoso tridente también alborata las olas y provoca las tempestades. Hemos intentado complacerle más de una vez- escultura en miniatura rematando la fuente de la plaza de Santa Catalina- pero al bonachón de los oceános no le ha bastado. Recuerda todos los robos que le hemos infligido y está de nosotros hasta las barbas. Rellenado, puerto, dique de abrigo, Punta Langosteira, playas y otros solares conque hemos llenado el talego mientras él sufría tanta vergüenza delictiva.
Pues ahora ha dicho que no y pretende reivindicar sus propiedades. Así debemos entender las filtraciones continuas de agua que sufre el túnel de María Pita y que han obligado a desviar el tráfico hacia el Paseo Marítimo y San Andrés. Los sabihondos insisten en que se opte por circular por el túnel de El Parrote, pero los automovilistas no están por la labro de atender tales indicaciones pues el rodeo sale muy largo y oneroso. Únicamente restan labores de achique y recogida de las aguas que la pleamar lanza impetuosa una y otra vez. Conviene encauzar de nuevo la senda de los elefantes. La definitiva desde 1980 aunque los felices augurios se trastoque. Dialéctica sobre responsabilidades entre el Ayuntamiento y la Autoridad Portuaria. ¿Obra faraónica o estructural? ¿Cesárea o doméstica? Las obras cuando no se hacen bien y con prisas para inaugurarlas antes de las elecciones tienen el resultado que tienen (Xulio Ferreiro dixit). Si por a boca muere el pez- ya que hablamos de mar- no sobraría recordar que el actual regidor municipal y sus ediles mareantes no se han caracterizado por su velocidad ejecutiva.

Reivindicación