Los pasos para la secesión muestran la debilidad de la Generalitat

|


HAY muchos analistas políticos que vinculan los últimos movimientos que se están produciendo en el secesionismo catalán a la falta de un gobierno fuerte y estable en Madrid. Para ellos, los independentistas están aprovechándose del vacío existente en la capital del Estado para dar pasos acelerados en su hoja de ruta. Sin embargo, también hay quien asegura que, puestos a buscar un culpable, habría que hacerlo en el propio Gobierno de la Generalitat y en el principal partido que lo sustenta, Junts pel Sí, necesita de la CUP para poder dar cualquier paso, desde aprobar los presupuestos hasta legislar sobre la caza del jabalí. Sin los antisistema no son nada y unos y otros lo saben. El problema es que los primeros son rehenes de los segundos desde que cedieron y les otorgaron la cabeza de Artur Mas en bandeja de plata.

Los pasos para la secesión muestran la debilidad de la Generalitat