El pabellón de caza

|

La Historia acredita la afición de los Borbones por el sexo y la caza (“Duro oficio ser rey”, decía Mel Brooks en La loca Historia del Mundo). Tantos trofeos  (de caza)  acumula nuestro monarca que para albergarlos se ha construido un pabellón de caza por un valor de 3,4 millones de euros, a cargo del erario público.
A los trofeos (de caza) se añade la abundante armería, que incluye un rifle de oro y piedras preciosas de Swaroski. Seguro que Patrimonio del Estado tiene edificios sin usar que pueden albergar dignamente y por un presupuesto razonable de adaptación arquitectónica un Centro de Interpretación sobre la vida, usos y costumbres de nuestros reyes y reinas (a Isabel II hay que darle de comer aparte).
Resultaría muy instructivo y como republicano y también también como ciudadano que paga escrupulosamente sus impuestos, lo aprobaría.

 

El pabellón de caza