Raúl al fin se parece a Messi

|

LA infanta le echó la culpa a su marido; ella se encargaba de la casa y firmaba lo que él le ponía delante. Messi, a su padre –al suyo propio, no al de la infanta–; él le daba patadas al balón y también firmaba lo que su progenitor le ponía delante. Raúl, el exjugador del Madrid, cogió un poco de aquí, un poco de allí y culpó a sus amigos; firmaba todo “por confianza” alegó ante el juez, que o es del Barça o del Atlético de Madrid porque ha ordenado embargar 9 millones al futbolista que se niega a pagar a sus antiguos socios una deuda contraída tras una fallida inversión en energías renovables y que, entre otras consecuencias, dejó sin trabajo a 200 personas. Queda claro, pues, que ser un buen futbolista, el madridismo está convencido de que lo era, no es lo mismo que ser un buen empresario.

Raúl al fin se parece a Messi