El sueño de la comuna de los mareantes va tomando forma

|

PACO Vázquez, el coruñesismo hecho hombe, soñaba con ser el rey absoluto de una ciudad-Estado llamada La Curuña, de la que era alcalde cuando alumbró semejante idea. Por aquel entonces militaba en el Partido Socialista y unos compañeros suyos –de miras más reducidas– se conformaron con montar en A Illa de Arousa “Villa PSOE”, que era algo así como Marina d’Or, ciudad de vacaciones, pero en plan más familiar. Los mareantes, cuya cortedad de miras es todavía más impresionante, reducen sus aspiraciones a una zona muy concreta: San Agustín y sus aledaños. Compraron un solar en Marqués de Pontejos, donde antes tenían su sede social, que ahora está en la plaza del Humor, y ahora están empeñados en adquirir un inmueble justo en San Agustín para unirla con Panaderas. Tal es el empeño que Xiao Varela, responsable de la Concejalía de Paseo de Bicicletas –camina por la calle con una como quien lleva al perro a hacer sus necesidades, pero jamás se le ha visto pedaleando– ya ha advertido de que si los propietarios no se lo venden, lo expropiará... A ver si al final aún van a montar una comuna para vivir todos juntitos.

El sueño de la comuna de los mareantes va tomando forma