Incendios

|

Pleno verano, seco muy seco, y Galicia vuelve a arder por todos los lados, sus montes y sus políticas. El 21 de julio de este año la conocida como Ley de Montes (Ley 43/2003) era reformada por el Gobierno de Mariano Rajoy y en contra de la oposición, los sindicatos y ecologistas que pusieron el grito en el cielo ante algunos puntos que consideraron más que dañinos para el medioambiente. Hoy la polémica reforma vuelve a escena tras los graves incendios declarados en el Norte de la Península y que han afectado a Asturias, Cantabria, Galicia, Navarra y País Vasco. dicha Ley entró en vigor y desde ese momento se dio luz verde a la enmienda por la que se permite construir en un terreno forestal incendiado sin que hayan pasado 30 años (como regía la Ley anterior) cuando concurran razones imperiosas de interés público de primer orden. Pues, casualidad o no, muchos vecinos han tenido que abandonar sus casas por la cercanía de las llamas y ante el peligro que eso supone. Se sienten desprotegidos , y son ellos mismos los que están ayudando a brigadistas a apagar los fuegos, ya que están bajo mínimos, y eso por tanto recorte, doblando jornadas laborales y hasta a veces suprimiendo vacaciones estivales por la gravedad del asunto. Eso sí, este año falta la foto del señor Feijoo con sus castellanos en pleno monte, manguerita en mano, vamos, que lo que apagaba él ,se apagaba casi con un escupitajo, con perdón. Y si los montes arden, ahora que estamos a la vuelta de la esquina con otra campaña electoral para autonómicas, ojo que al ritmo que vamos, no hay dos sin tres para unas generales, los partidos políticos están que no hay manguera que los apague. Sí , porque mientras la izquierda rompe por cuanto sitio hay, la derecha ya está sumergido en su nueva andaina, eso sí, bien peinaditos y vestidos, que el trabajo ya está hecho, ja, y mientras los otros, inmersos de pleno en combates de lucha como si de unos jjoo se tratara, pero se olvidan que son más de combate medieval, porque hay mucho burro subido a lomos de podencos, y con navaja en mano van haciendo harakiris por donde pasan, olvidándose que en tiempos feudales , el escudo era el primer arma, ya que después se irán armando con espadas, lanzas que a la hora de una batalla cuerpo a cuerpo dan para mucho.Losdata, Los débiles no luchan. Los más fuertes quizás luchen una hora. Los que aún son más fuertes, luchan unos años. Pero los más fuertes de todos, luchan toda su vida, éstos son los indispensables.

Incendios