El conselleiro no cree en la mafia del lume

|

El fiscal delegado de Medio Ambiente de Galicia, Álvaro García, ya había advertido en su momento de que a medida que avanzaba la investigación era más complicado admitir la existencia de una trama organizada detrás de las vagas de lumes. Vamos, que lo de la existencia de una legión de pirómanos, armados con un chisqueiro y un tetrabrick lleno de gasolina de la refinería de A Coruña, que corrían polo monte adiante –como si fueran sardinas, ¿o liebres?– prendiendo fuego a las zonas en donde proliferan los eucaliptos sonaba a cuento chino. Deducción lógica, pues parecía complicado que existese una mafia de la llama cuando entre los detenidos había, por ejemplo, un tío que asaba chorizos o una septuagenaria. El conselleiro de Medio Rural, José González, se ha apuntado a esa tesis y ha hablado de delincuentes, pero ha evitado pronunciar la palabra terroristas. Con sentidiño será más fácil combatir a esos descerebrados, que eso sí que lo son.

El conselleiro no cree en la mafia del lume