EL CHARCUTERO

|

 

¡Ya podemos estar tranquilos!: los yanquis se han salvado del “abismo fiscal”. Conste que, a mí ese asunto me la trae floja. Otra cosa es lo de los 18 mensajes de fin de año, de los 17 autónomos presidentes, más uno.

¡Vaya forma de tocar los huevos! Pero entre tanto discurso, el más plomazo fue el del Ministro del Interior, manejando los “fiambres” de 2012 como un charcutero: que si tantos en carreteras, que si cuantos en autopistas, que si tantos al día, etc.

Y el tío, dale que pego, con estadísticas desde el año 1979, dando la vara al personal casi una hora, mostrando tal cuenta de resultados como un éxito. Eso sí, sin decir ni pío de la otra, entre antidisturbios y manifestantes, con tantos heridos por intervención, ojos excluidos. Hacía tiempo que no veía semejante tocahuevos lucirse de su “hábil gestión”, por llamarle algo, chupando pantalla. ¡Juan Carlos, Juan Carlos! ¿Dónde estás?

EL CHARCUTERO