Toda España delante de la tele

|

podríamos hacer muchas cosas durante el confinamiento casero: reorganizar los armarios, retomar el hábito de la lectura o incluso ponernos creativos y probar con las manualidades. Pero parece que hemos elegido la opción que requiere menos esfuerzo, sentarnos delante de la tele. El sábado se batió el récord histórico, con 34,5 millones de espectadores. Vamos, todos menos los menores de cuatro años –que no entraban en el cómputo– y los que acceden a las plataformas de contenido audiovisual en el ordenador. La media por espectador fue de casi siete horas. Por nuestro bien, ya pueden esmerarse con la programación. 

Toda España delante de la tele