Vigo se afianza como la ciudad más cosmopolita de Galicia

|


EL poso francés que Citroen le da a Vigo es el único toque internacional de la ciudad que no se puede atribuir al todopoderoso Caballero, don Abel. Al menos, por ahora, porque cuando se escriba la historia contemporánea de la ciudad veremos qué ocurre. Bajo su mandato llegaron los mexicanos –Pemex entró en el capital de Barreras–, los irlandeses –Ryanair desembarcó en Peinador gracias a un concurso a su medida–, los chinos –están a punto de comprar el Celta– y ahora los ingleses, ya que, según el alcalde las aulas habilitadas para la UNED en el Auditorio de Beiramar están a la altura de las de la Universidad de Cambridge. ¡Toma ya! Caballero se mostró ufano de su logro e ironizó sobre el necesario cambio de uso del inmueble: “¿Alguien cree que podemos poner aquí una discoteca o un supermercado y no vamos a poder poner una universidad?”. Pues aunque Caballero no lo crea, que el suelo se destine al uso para el que está reservado es importante.

Vigo se afianza como la ciudad más cosmopolita de Galicia