Junqueras sueña con atrancar la puerta para hablar

|

MENUDA suerte tiene Oriol Junqueras, el presunto hermano gemelo de Miguel Durán, el de la ONCE, con que el juez decidiese mantenerlo confinado en la trena. Allí lleva una existencia la mar de tranquila y puede dedicar las 24 horas a su plan de vida favorito: ora et labora, es decir, a combinar las alabanzas al Señor y la Virgen de Montserrat con la redacción de su obra cumbre, “Cartas desde mi celda”. Y aún le quedan ratitos para pensar. Y vaya si le rinden las cavilaciones, llega a conclusiones acertadísimas, que aún encima transmite urbi et orbi por medio de entrevistas que concede a los xornais. En la última insiste en el diálogo: “Si nos cierran la puerta, pondremos el pie”. Que lo intente también en la celda, cuando se le vayan a cerrar; a lo mejor queda una rendija por la que se puede escapar.

Junqueras sueña con atrancar la puerta para hablar