:::: MARTES ::::

|

 El candidato de Ourense  y la limpieza de sangre

BALTAR II, patriarca a mayor gloria familiar de las Burgas occidentales, echa mano de la retranca al estilo de Otero Pedrayo y esboza una sonrisa de ingenuidad al ser preguntado, con machacona insistencia por la canallesca lugareña, por la retrasada fecha de presentación del candidato a la alcaldía de la principal villa provincial. Contesta el intrépido caudillo que todos conocen su filiación pero que están a la espera de que el cónclave partidario regional dictamine al respecto… antes de que concluya el plazo legal para estos menesteres protocolarios. Parece que la cúpula pepera desea ofrecer una relación completa de aspirantes a las poltronas más señeras de la autonomía y salvaguardar la calidad ética de los nominados, impolutos de pecaminosas corruptelas que podían quitar brillo a la limpieza de sangre que ahora se exige a los seleccionados. Todas estas disquisiciones morales ocupan al personal inquisitorial que labora a las órdenes de Rueda, antes de que pase el informe definitivo a Feijóo. El minucioso análisis del pedigrí resulta esencial porque la ley exprés que voceaba con insistencia el premier para la elección directa de regidores en función del mayor número de papeletas queda arrumbada en la buhardilla de las iniciativas fallidas, por orden de Rajoy, que prefiere pactar estas cosas con los socialistas. Desde Galicia habían asediado a los cerebros de la calle Génova para que sacasen adelante la propuesta sin contar con la oposición mayoritaria a fin de mitigar un probable descenso de sufragios en las elecciones de mayo y mantener, con esa artimaña, la hegemonía en varios concellos. Tampoco ha prosperado la cacareada reducción del número de escaños en el Parlamento que el PPdeG presentaba como un impulso ejemplarizante de la clase dirigente hacia las penurias de la ciudadanía. Dos frenazos que han incomodado al huésped oficial del Montepío y que introducen la máxima cautela en la confección de las listas…

 Control de productos en los feriones

GLOSAMOS aquí la inoportunidad fiscalizadora de la Xunta para controlar la venta de lo que se ha dado en llamar excedentes del rural, productos autóctonos que se expenden en feriones, mercados y otras citas comerciales: quesos, miel, licores, capones… La nueva normativa, oriunda de Bruselas, parece imparable salvo que los técnicos localicen fisuras que modulen su aplicación. Los afectados manifiestan que no disponen de elementos mecánicos que les permita cumplir con esta ordenanza que, además, encarecerá la mercancía. Unas excusas que no se tienen en pie. El comprador tiene derecho a saber qué es lo que lleva para casa.

 Ya se pueden degustar las “Delicias de carallo”

CON el recato que exige el nuevo código ético xunteiro, la consellería do Mar acaba de anunciarnos para este año la autorización para capturar por primera vez en nuestro litoral la especie holoturia foskali, un apreciado equinodermo con el que los grandes chefs preparan exquisitos y caros platos gastronómicos. En realidad aquí le llaman “carallo de mar” por su oblongo aspecto, semejante al del viril atributo humano. Tendrán el placer de extraerlo de las rías siete embarcaciones de la cofradía de Cangas que se harán a la mar al grito de “vamos a por el carallo”. De momento será salvaje aunque, a tenor de la demanda y del precio, podría criarse en piscifactoría. Así que este año no se extrañen si los menús de nuestras estrellas Michelín autóctonas comienzan a incluir las “delicias de carallo” dentro de la denominación Galicia Calidade.  

 Incontestable récord de viajeros

EL ajetreado nuevo alcalde de Santiago demuestra con hechos que Feijóo acertó al digitalizarlo para el cargo a costa de perder un peón valioso en el organigrama de la simplificada y ahora convaleciente Xunta. Si no han tenido eco milagroso las voces xacobeas al pie del altar mayor catedralicio, donde debieran yacer los huesos del apóstol mártir, en pos de ayuda urgente para erradicar el ébola de la corrupción al menos desde la cúpula ha bajado una leve lengua de fuego espiritual en forma de récord histórico de turistas (3,8 millones) que ilumina el flaco guión feijoniano del fin de año. Las cifras son concluyentes y no admiten la menor discusión. Hasta Beiras ha tomado en paz las uvas, incapaz de inventar venenos paralizantes que desacrediten la llegada masiva de modernos peregrinos. Otra cosa es que falte la evaluación dineraria del tropel de visitantes, los euros que han dejado en los mostradores de hoteles, bares, restaurantes y comercios.

 Cumio de chorizos junto al cocido de Lalín

COMO todos los años, el concello de Lalín convoca a fiestas gastronómicas regionales para el día 15. Llega de nuevo el homenaje popular al cocido, manjar de temporada invernal que aglutina una panoplia de productos genuinamente gallegos. Algunos expertos suelen valorar la aportación de los grelos; otros estiman primordial la sabiduría gustativa de la cachucha; en Coristanco cavilan que es la patata la que proporciona elegancia al conjunto; pero casi todos los catadores coinciden en señalar que es el chorizo el que imprime carácter. Este año estarán sobre las mesas laninenses los mejores ejemplares del país, atraídos por los encantos y el bajo riesgo judicial de la simpática cita. Dicen que acudirán los más renombrados por la crónica negra del chapapote prevaricador. Sin duda será un cumio chacinero digno de las graves aglomeraciones patrióticas que enloquecen a las militancias partidarias. No se lo pierdan y procuren cargar la batería del móvil para tomar selfies con los famosos…

:::: MARTES ::::