Escándalo

|

“Escándalo. Es un escándalo y no hay quien me pare…”. “Si tengo ganas hago lo que me da la gana. Yo soy el que decide…”.  “Si piensan mal no me tiene preocupado. Pienso diferente y no vivo de la gente…”. Esta es parte de la letra de la canción que da título a este comentario y que popularizó Raphael hace unos años.
La letra viene al pelo y parece escrita como fondo al gran juicio que sentó a la hermana del rey, e hija del anterior rey, con otros personajes de la vida pública y unos empresarios –según la acusación–, con muy pocos escrúpulos.
Raphael no contaba, como doña Cristina, con la absolución de Rajoy, quien hace dos años apostó por su inocencia y proclamó que “le iría bien”.
Y en eso parece que están el fiscal, a quien un exfiscal, el señor Gordillo, y un juez en excedencia le critican su papel de máximo defensor sacándose de la chistera el mismo día que empezó el juicio un nuevo documento de Hacienda (rechazado, por si fuera poco, también por profesionales del propio ministerio) y que hace pensar a muchos que “Cristina de Borbón está arropada como una privilegiada de sangre azul”.
Eso cree la abogada del Estado (una funcionaria encargada de servir a la ciudadanía), quien desmontó toda una doctrina afirmando que eso de “que Hacienda somos todos, es una frase publicitaria”.
Como dijo el juez Castro, instructor de la causa, ya lo sospechábamos, pero nunca lo oímos en una voz tan autorizada como la de un alto funcionario, además letrada, como en ocasión de este juicio que, al parecer, hace perder a muchos el juicio y su responsabilidad ante la ley y la ciudadanía.
Y ya para rizar el rizo nos cuentan que “en Zarzuela hubo aparente normalidad en un día tan complicado. Tal vez por eso Felipe VI no quiso recibir a la presidenta del Parlament de Cataluña, rompiendo con una tradición y el BOE también “embarró” el paisaje. Mientras el ministro de los palos acudió a la toma de posesión “por educación y cortesía”. 
Pero hay cosas que no se pueden ocultar y si la prensa madrileña, más proclive a la monarquía, afirma que “Hacienda y la Fiscalía presionan por la exoneración de la infanta” y “el Estado se moviliza para salvar a la infanta del juicio”, más arriba de los Pirineos hablan de escándalo y de “la marca España” 
Eso. Un escándalo. 

Escándalo