¿PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD? ENTRE TODOS LO MATAMOS

|

A finales del pasado mes de Abril, continuando su “rentrée” en la ciudad, el Club de Prensa de Ferrol organizó un acto público en el que el historiador militar Juan A. Rodríguez-Villasante expuso lo que se vino en llamar “proyecto fallido” de Patrimonio de la Humanidad. El historiador, considerado uno de los impulsores del proceso, en su particular visión del mismo realizó una serie de consideraciones, entre ellas la falta de interés municipal en crear el adecuado mecanismo de gestión del patrimonio, para justificar el fracaso de este proyecto. 
Ante la habitual ausencia del actual alcalde de Ferrol de los temas culturales de la ciudad, de forma casi inmediata la Concejala de Patrimonio, Rosa Méndez Fonte, respondió a estas declaraciones, dando a conocer su propia visión sobre el proceso, considerando que se crearon falsas expectativas con un volumen de gasto irregular e innecesario, añadiendo que no era necesaria la creación de ninguna Fundación para la gestión del patrimonio. 
Así resumidas las dos posturas, encontradas, discutibles y poco explicitadas, que ambos protagonistas de la noticia expusieron sobre tan importante tema, lo cierto es que el año 2001, hace ahora quince años, cuando se sentaron las bases de la petición de Patrimonio de la Humanidad, un equipo de trabajo comenzó los primeros estudios y la recopilación de la necesaria información, pero en todo momento marginando a la Universidad, los Colegios Profesionales (Arquitectos e Ingenieros Navales) y las Asociaciones Culturales. 
En lo que respecta al Concello, tras la inicial puesta en escena del alcalde Xaime Bello y el concejal Bonifacio Borreiros, el proceso sufrió la penosa gestión de los posteriores gobiernos municipales, donde alcaldes y especialmente pésimos concejales de diversas tendencias políticas paralizaron el proyecto. 
El proceso adoleció además de la práctica ausencia de la Xunta de Galicia y la Diputación Provincial, y la manifiesta y censurable falta de apoyo del Ministerio de Defensa (léase la Armada), propietario real de la mayoría de los bienes del proceso.  
Mientras los medios de comunicación y la ciudadanía ignoraban o se mantenían al margen del proyecto, solo dos entidades ferrolanas mantuvieron un cierto apoyo en los momentos iniciales: la Fundación Ferrol Metrópoli, aquella de los buenos tiempos, patentando la marca “Ferrol de la Ilustración” y organizando exposiciones que difundió dentro y fuera de territorio nacional; y el Ateneo Ferrolán, también aquel de los buenos tiempos, editando la ejemplar publicación “Ferrol: Cidade da Ilustración”, donde colaboraron los más prestigiosos historiadores ferrolanos. El resto de las dicharacheras entidades culturales ferrolanas estuvieron siempre ausentes del tema.
Desde el punto de vista de la gestión, donde realmente nada se avanzó, hay que decir claramente que los cincuenta bienes patrimoniales que se contemplan en el expediente, primero tienen que ser Patrimonio de la Ciudad y después Patrimonio de la Humanidad. Es por ello totalmente necesaria la creación de una Fundación, Patronato u órgano de gestión, y no que un prepotente Ayuntamiento, quizá con buena voluntad pero con nulo acierto, se obstine en fracasar en la gestión del expediente. 
Con respecto al único resultado tangible obtenido después de quince años, la importante recopilación de unos 3.000 documentos y 600 registros relativos al patrimonio ilustrado, tras su ridículo peregrinaje por diferentes lugares de la ciudad, se le encargó a una entidad empresarial, totalmente desconocedora del tema, la gestión y difusión de esta documentación depositada en el desaprovechado edificio del antiguo Hospicio Municipal. 
Particularmente estuve unas doce veces estudiando varios documentos del expediente. 
Nunca coincidí allí con investigador o estudioso alguno consultando esta documentación, que sigue arrinconada en la inadecuada y poco segura buhardilla del Hospicio, como muestra de la vergonzosa carencia de un Museo de la Ciudad que el desnortado Ayuntamiento de Ferrol se muestra incapaz de crear. 
Entre todos hemos matado un proyecto que pudo haber sido ilusionante. 
jjburgoa@hotmail.com
 

¿PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD? ENTRE TODOS LO MATAMOS