RETRATO EN OTOÑO

|

Adormecía recostada sobre el respaldo de una silla de espaldas a la puerta de entrada al local. Un oscuro vestido cubría la grosura de su cuerpo. Y a la altura de su pecho, el mentón reposaba en estado de placidez. Retrato de Baco y Morfeo conjugándose tras una noche de bebida a raudales. Tal vez intentando olvidar o continuar viviendo una vida que nunca le había sido favorable. De vez en cuando medio levantaba con alguna dificultad, y tambaleándosele, la cabeza.
Entreabría los ojos en los que se reflejaba una mirada inexpresiva. Respondía así a las voces del dueño del café que le animaban a despertar y salir a la calle. Luego su cabeza retornaba a su anterior posición vencida por el efluvio del alcohol digerido, el cual le imposibilitaba obedecer aquellas órdenes de reacción y partida. Fuera, en la calle, la gente pasaba. Se cruzaban unas con otras; indiferentes a los dramas que surgían en la vida.

 

RETRATO EN OTOÑO