ES LA LECHE, DON ALBERTO

|

Esto le dijeron los ganaderos gallegos en el Parlamento y la oposición le acusó de medias verdades, mentiras, manipulaciones y caramelos tóxicos envueltos en papel de colores.

Es la leche, palabra. Aquí, en este periódico (7-10-12) Beatriz Mato, que fue en la pasada legislatura conselleira de Traballo, reconoció que “las políticas activas de empleo no crean ni un solo puesto de trabajo…” (sic) y, ya puesta, dio la mejor explicación del programa del PP (aquí, en Madrid y donde le dejen) en materia laboral: “Los expedientes de regulación de empleo significan que la empresa continúa, sobrevive y es de lo que se trata.

Y añadió: “Solo se creará empleo cuando se crezca un 2%”. Desde Europa ya le contestaron: lo peor está por llegar y el paro aumentará.

Es la leche, señores.

El alcalde de A Coruña, al presentar sus segundos presupuestos, aseguró que las previsiones están por debajo de lo necesario para crear empleo y, además, el Ayuntamiento aumentó la deuda y pretende elevar el endeudamiento.

Pero volvamos al Hórreo, donde, el candidato a presidente de Galicia por el PP desgranaba sus propuestas, que incluyen las promesas conocidas (ayuda a los emprendedores, internacionalización de los mercados y adelgazamiento de la administración), pero sin un solo dato, propuesta que pueda cuantificarse ni un plan que resista más allá del papel en que está escrito, adobó su discurso con peticiones de concordia y de colaboración con los ayuntamientos.

Y en medio de los aplausos de la bancada popular al discurso de Feijóo, se conocía que el Concello de Ferrol gasta 20.000 euros en aparcamiento para sus concejales.

En el horizonte, por si fuera poco el presente, la anunciada medida de la Unión Europea advirtiendo de un importante recorte en los fondos de compensación.

En el discurso del martes, el candidato por el PP a la presidencia presumió, otra vez, de ser un adelantado en materia de recortes (educación, sanidad, servicios sociales, etc.) y, por tanto, estar más preparado que otros para afrontar el futuro.

Pero el presente es terco y los farmacéuticos alertan de que cada día menos personas retiran sus medicamentos lo que puede ser perjudicial para su salud (la de los enfermos, no la de Feijóo).

Por cierto ¿se pueden conocer en que se gastó el céntimo sanitario que pesa sobre la gasolina? Es que ¡es la leche, oiga!

ES LA LECHE, DON ALBERTO