MARIANITO

|

Miró hacia lo alto y, con voz melodiosa, dijo; no me temblará la mano si se comprueba que en mi PP se ha cometido irregularidades.

Al terminar de hablar vio que un rayo de luz se posó sobre su cabeza. Y escuchó una voz fuerte y clara que le habla: ¡Marianito!, ¿aún no te has enterado que algunos licenciados en Derecho opositan, como tú en su día a registrador de la propiedad, a la judicatura? ¿Por qué habéis separado de su profesión a B. Garzón? ¿No has hallado en diccionario alguno el verbo “imputar”? ¿Qué hago ahora yo con los jueces? ¿Altero el orden de mi creación? Mariano, no me estropees el universo.

Dos mil años os contemplan y tú pretendes en unos breves momentos de éxtasis imperialista alterar la Historia. Marianito, la trama Gürtel se empezó a investigar en el 2009 y, tú eras presidente pepero. ¿Acaso no te he dotado de ojos y oídos? Y marianito, sonrojándose, calló y se sentó.

 

MARIANITO