La metadona no cura

|

Seguimos mirando para otro lado. Decenas de drogodependientes, cada día, deambulando por las calles de los centros de pueblos y ciudades de todo el país: algunos trapicheando, pidiendo limosna, robando, sin un futuro y esperando por la muerte, que les llega más temprano que tarde…

Mientras los responsables políticos siguen sin tomar medidas, que tienen que pasar por reconocer su “enfermedad” y por lo tanto su incapacitación para decidir y buscarles centros adeudados de cara a su rehabilitación y poder salir de esta lacra. 

Por su parte los centros asistenciales y de dependencia, muchos de los cuales tienen profesionales y medios más que suficientes,  también tienen demasiado que decir en este asunto y no todo puede basarse en realizar meros “controles” periódicos y facilitarles “metadona”, que no cura y además es dañina según señalan algunos expertos.

Tampoco podemos ni debemos olvidarnos que también la seguridad e integridad del resto de personas es importante y necesario garantizarlas. 

Lo cierto y real es que pasa el tiempo y seguimos culpabilizando a los drogodependientes de su situación, mientras a su costa se han enriquecido demasiados “honestos” personajes que siempre presumieron de generar empleo, sin ruborizarse.   

Como casi siempre éste, como otros tantos asuntos, es cuestión de voluntad política y de dar prioridad a las personas por encima de inversiones faraónica o de obras innecesarias. 

Todas las fuerzas vivas de cualquier pueblo lo demandan para garantizar la protección a la salud de todas esas personas y además para la propia seguridad de sus tiendas, comercios o negocios en general que, en demasiadas ocasiones, sufren las consecuencias de actos violentos.

La metadona no cura