Honolulú

|

Ya está: somos miembros no permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, durante dos años, al menos. Le jorobamos la posibilidad de ganarse el puesto a Turquía, un país que no forma parte de Europa y nadie sabe dónde está. Había que ver al ministro de exteriores, García Margallo, contento de carallo llevando su móvil al rojo vivo dando la buena nueva a Rajoy.
Ahora, quizás sea el momento de que España haga caso a la ONU de sus advertencias, para que el gobierno de Rajoy permita desenterrar a los asesinados tras la guerra civil, enterrados en fosas comunes por todo el país, darles cristiana sepultura y, aunque muertos, recuperen su dignidad de seres humanos, habida cuenta que no pueden recibir justicia. Y todo esto, a pesar de que la ONU más parece Honolulú, donde la gente va a rascarse las mismísimas con el visto bueno de Estados Unidos, Rusia, China, Francia, y el Reino Unido Inglés, Escocia incluida.

 

Honolulú