La maja de va de gala

|

Paquito, el de las Majas, era un tío guay, seguro. Les estoy hablando de Goya, no sea que con esto de ser de Ferrol, nos equivoquemos de persona. Eso sí, ya veremos quién es la maja realmente, porque de entrada es Cayetana de Alba, aunque la más maja, realmente, soy yo. Pero decía, que el buen hombre éste tenía cara como de mala uva, así que fijo que me caía bien. Si no de qué le iba yo a llamar así, si me soltaría un guantazo. Pues eso, que aparte del tema artístico, porque lo de los cuadros y todo eso está muy bien, además nos ha dejado ahí, al alcance de la mano, la oportunidad de ponerle su nombre a la fiesta del cine español y como ya les he dicho otras veces, para mí ese día es sagrado. De sofá y no despegarme de la tele, vamos.
Además, para todo aquel que se quiera animar y unir al festejo, las puertas del palacete están siempre abiertas (el palacete es como yo me refiero a mi casa. Que sí, es un piso na más, pero yo lo llamo como quiero, ¿vale?) Aunque lo cierto es que casi siempre termino por ver la gala sola y comentándola en riguroso directo, vía WhatsApp, con mi amiga Marta. Que estoy yo ahora pensando, que estarán ustedes ya hartos de oír hablar de esta muchacha... pero es que mi vida es así, lo de –casi– siempre, con los de siempre.
En fin, a lo que iba, que este Sábado por fin son los Goya y yo no puedo ya con mi vida. No sé si saben que cada edición se realiza un concurso para que personas anónimas recreen el cartel de una película española –independientemente de su año de estreno– y la mejor de cada edición, tiene como premio asistir al festival. ¡Qué ilusión de ir, paaaaar faaaavaaaaar!
Así es, que estoy yo dándole siempre vueltas al tema, esperando a que me venga un día la inspiración del cartel perfecto y en esa edición, les digo yo que sí o sí que piso el mismo suelo que la farándula nacional. Tampoco se sorprendan si de ahí ya me pillan para un papel protagonista, porque cuando vean mi camaleónica vis dramática, se me rifan, oiga. Tú, sueña, Irene, tú sueña... Que torres más altas cayeron. Éa.

La maja de va de gala