RECORTES

|

La palabra de moda es recorte, que significa cortar algo que sobra. El recorte que sufrimos es consecuencia de la incapacidad y falta de interés de los políticos por los ciudadanos. Ahora dicen que sobra atención sanitaria, que las pensiones son altas, que tal como vivíamos era un exceso. ¿Nos hemos excedido los ciudadanos?, Aún recuerdo algún proyecto que no se pudo financiar porque no había dinero en épocas que dicen que sobraba.

Juegan con un tipex y cambian cantidades hasta obtener el resultado deseado. Si la mano la guían el sentido común y la solidaridad, los números serán de una manera; pero si la guía el azar, puede salir cualquier cosa. Las últimas declaraciones hablan de reducir salarios a los funcionarios, de prestaciones y derechos sociales; pero no hablan de eliminar empresas públicas ni organismos que solo sirven para complicar la vida a los “pagones-administrados”. Es una vergüenza nuestra partitocracia. Es una pena la distancia que han marcado con nosotros los gobiernos. Los que estuvieron y los que están.

El día 15 fue el aniversario del movimiento Indignados, aquel principio de aire fresco. Era la esperanza de una juventud que quería cambiar las cosas. Un año después, la frustración, el desánimo, y la falta de esperanza campean por sus respetos. Hasta la indignación estamos perdiendo. Los dirigentes pierden el respeto a los ciudadanos, y nosotros sin alternativa y sin casi soberanía.

RECORTES