LA SOLUCIÓN MÁS JUSTA

|

Los plazos judiciales establecidos en el caso del edifico Conde de Fenosa se van cumpliendo y se acerca, por fin, la solución a un problema en el que, como todos los relativos a la vivienda, hay que solucionar demostrando sensibilidad. No tiene sentido mirar hacia atrás y pedir responsabilidades a quien en su momento tomó la decisión desacertada que provocó la controversia; al revés, lo importante es centrarse en el presente y plantear en los tribunales los argumentos adecuados para impedir la demolición de parte del inmueble. Así se evitaría un daño irreparable para quienes compraron unos pisos pensando que todo se ajustaba a la ley y más tarde recibieron la sorpresa de que podrían perder sus viviendas por un “error” municipal. Y, por supuesto, esta situación tendrá que servir de experiencia para actuar desde ahora con la mayor diligencia e impedir que se repitan hechos similares.

LA SOLUCIÓN MÁS JUSTA