Ferrol musical

|

Ferrol es, por tradición y merecimientos, una ciudad de gran solera musical. Y en la semana última esta característica se puso de manifiesto con tres acontecimientos. Un año más –fuera de lugar en el calendario– la fiesta de las Pepitas que nunca deba abandonar su fecha tradicional del 18 de marzo y debe recuperar su sentido de ronda y no de espectáculo. Se inauguró, tras nueve años y doblar el presupuesto, el Auditorio, un elemento concebido en años de bonanza, pero que ahora va a tener muchas dificultades con la programación y la asistencia de público, sin olvidar el grave problema que habíamos anunciado hace tiempo de la escasez de aparcamiento. Y el tercer motivo, este de gran satisfacción, fue la presentación el día de San José del último trabajo musical de Paco Montero que conjuga la música clásica con las raíces gallegas y que demuestra que, a pesar de los atrancos, se pudo sacar adelante. Felicidades, Paco; quien tuvo, retuvo, a pesar de los pesares. Un abrazo.

 

Ferrol musical