OPTIMISMO

|

Esta es la sensación que nos ha quedado a los ferrolanos después de haber disfrutado, la que muchos ya bautizan como la mejor Semana Santa Ferrolana de la historia. Los datos oficiales cifran el número de participantes en doscientas mil personas, números que respaldan el efecto movilizador de las Cofradías locales. A ellos hay que darles la enhorabuena y mostrarles el agradecimiento por su trabajo, callado y constante a lo largo del año. Al margen de la propia esencia religiosa que la celebración en si tiene y que no se puede olvidar; a nadie se le escapa las consecuencias beneficiosas que para la comarca tienen estas fechas. Los hoteles al 100% de su ocupación; la hostelería batiendo récords de ingresos, porque el dinero que ingresan unos, después se reparte entre los demás de una forma u otra. El comercio también ha participado de esta especie de lotería colectiva que supusieron estos días.
La imagen de Ferrol se ha visto proyectada y reforzada a nivel nacional. Fueron muchos los turistas de otras partes de España que nos han visitado y tengo la sensación que la imagen que hemos dado ha sido más que buena. Antes me refería al mérito de la Coordinadora de las Cofradías; auténtica sociedad civil en movimiento positivo; pero no podemos olvidar la labor que desde la Concejalía de Turismo de Ferrol y desde la Presidencia de la Diputación de La Coruña se ha venido realizando a favor del desarrollo de la marca Ferrol. Hace unos días me decía un amigo que había visto un cartel promocional de nuestra ciudad en una localidad del extrarradio madrileño. Ferrol deja de ser invisible para los demás. La concesión de la Internacionalidad a la Semana Santa, unido a Equiocio o al reforzamiento de la Ruta de la Construcción Naval y la nueva Ruta Conservera ligada al Ortegal, son elementos que han influido en el éxito económico de este mes de abril. Pero hay que seguir con esta línea de trabajo; en unos días nos visitarán más cruceros repletos de turistas extranjeros. Próximamente se celebrará en nuestra ciudad un Congreso Europeo auspiciado por la Diputación Coruñesa que reforzará, si cabe aún más, nuestra política turística de futuro. Esto es trabajar por el bien común; lo demás es poner piedras en el camino que no merecen el menor comentario.

OPTIMISMO