EL CONSUMO DE CAVA Y EL FÚTBOL

|

Las primeras evaluaciones de las ventas de cava han arrojado unos resultados muy pobres en comparación con otros años. Aún no se han contabilizado las de Fin de Año, pero la cosa pinta mal.

Las burbujas Freixenet se asomaron poco a los televisores y eso ya invitaba a pensar en que la campaña navideña sería floja. Incluso Anne Igartiburu e Imanol “Tupé” Arias hicieron patria y recibieron el año nuevo brindando con txakoli en Televisión Española.

Tantas butifarras dedicadas al espumoso por parte de los consumidores de este lado del Ebro produjeron un efecto rotundo sobre Mas. El president sabe que Barcelona es bona si la bolsa sona y que, en consecuencia, por trasmutación, no es bona cuando no sona, así que decidió relajar un poco sus ímpetus independentistas.

Además, el mercado interior también se resintió. Paralizada la Liga de fútbol por las vacaciones de los futbolistas, no hubo triunfos del Barça que celebrar, ni disparates de Mourinho por lo que brindar. Así que todo el consumo se redujo al de las comidas familiares, porque, por no haber, no hubo ni cenas de empresa.

El partido de la selección catalana se quedó como la última esperanza de los bodegueros, pero tampoco por ahí llegó la suerte. Era la despedida de Cruyff como técnico, pero la fiesta no acabó como se esperaba. Un empate ante Nigeria y gracias. El holandés siempre ha sido muy suyo, así que no cabe descartar que incluso él mismo forzase la igualada.

Y por aquí, ¿la selección galega xa?. Pues bien, gracias, muerta y enterrada hace unos años. Aunque casi es mejor que así sea, porque encontrar jugadores para formarla sería una odisea. En el Deportivo hay que rebuscar y rebuscar para dar con un futbolista que no sea portugués; portugués pata negra. En el Celta, alguno más nacido na terra sí que hay, pero la leyenda dice que también son portugueses; portugueses de pata más clara, pero portugueses al fin y al cabo.

Además, si jugase la selección galega xa y ganase su partido, sería muy complicado decidir con qué celebrar el triunfo. Rías Baixas, Ribeiro, Valdeorras, Monterrei, Ribeira Sacra... porque hasta cinco denominaciones de origen hay en Galicia, casi tantas como futbolistas autóctonos.

EL CONSUMO DE CAVA Y EL FÚTBOL