A Nicolás Maduro el Delcygate le da un buen rato de felicidad

|

El encuentro que empezó como rumor infundado, pasó por saludo fugaz y acabó siendo poco menos que una reunión de alto nivel entre Ábalos y Delcy Rodríguez le está dando años de vida a Maduro, que se lo está pasando pipa con la posibilidad de torear a la oposición. La española, se entiende, que con la suya prefiere otros géneros antes que la comedia. Dice el líder chavista que lo que hablaron el ministro y la vicepresidenta es “secreto” y que él no sabe nada de nada. Solo le falta guiñar un ojo y esperar las risas del público, como en un monólogo. Y para rematar, pide a la derecha española que se relaje con su persecución hacia Venezuela y al Gobierno amigo que se una a otros países para formar un grupo que favorezca el diálogo con el país caribeño. A este espectáculo no le falta detalle.

A Nicolás Maduro el Delcygate le da un buen rato de felicidad