Una imagen es mejor que mil palabras

|

Hay mucho de celebración en la imagen de Trump levantando el pulgar junto a su mujer. Ambos sonrientes y ella con un bebé en brazos. Sin embargo, no hay nada feliz en la instanténea, más allá de la alegría que demuestra la primera familia norteamericana. El niño es hijo de Jordan y Andre, de 24 y 23 años, y que son dos de las víctimas mortales del tiroteo de El Paso. Además, los asesores presidenciales decidieron vestir al pequeño con pantalón vaquero y camisa a cuadros, muy al gusto del lugar. Y por eso le están dando la del pulpo al presidente, al que lo más bonito que le han dicho es que su comportamiento es obsceno. Eso parece.

Una imagen es mejor que mil palabras