CARA Y CRUZ

|

Una excelente noticia, después de muchos –demasiados– años de espera recibimos estos días: el comienzo de la depuración de las aguas aunque inicialmente afecte solo a una pequeñísima parte de la ciudad. A los del resto nos toca esperar, ya que las obras están paralizadas en varias zonas, haciendo que continúen las molestias y los deterioros a causa de las obras. Pero –ahora la parte negativa– esta mejora para la ría  nos afectará al bolsillo, ya que empezarán a cobrar esos 70 euros anuales que nos tocará a cada vivienda aunque no seamos beneficiarios directos o indirectos. Una tasa a todas luces injusta, como si, por ejemplo, nos cobrasen por el papel que se gasta en el ayuntamiento o por los sueldos de los policías locales. Muy mal, esta injusta imposición, puesto que estamos pagando ya un canon de saneamiento. Se aprobó cobrar por algo que no nos afecta directamente y encima con doble imposición; es injusto e inaceptable de manera absoluta. Se puede y se debe rectificar.

 

CARA Y CRUZ