SIN NINGÚN BARCO EN NAVANTIA

|

La marcha del “Adelaide”, ayer hacia Vigo para ser embarcado rumbo a Australia, deja definitivamente sin ocupación en nuevas construcciones las gradas de Navantia Fene Ferrol. El impacto más grave, en consonancia con el progresivo goteo de los dos últimos años, se traduce en la pérdida de 600 empleos de compañías auxiliares. Una cifra que prevé estimar en 3.000 el número de especialistas que han perdido su empleo en este período sin que el grupo público haya conseguido cerrar un solo acuerdo comercial. Solo el área de reparaciones mantiene vivas unas factorías que languidecen a la espera de alguno de los contratos a los que opta la compañía, que según sus propios datos ha incrementado notablemente la actividad del área comercial durante el último año. Cifras que, sin embargo, continúan sin estar acompañadas por resultados que solventen la crítica situación de la empesa pública. A la espera de lo que hoy decidan los trabajadores, citados en una asamblea en pleno centro urbano de Ferrol, lo cierto es que la contestación social parece ser la única vía ante la inconsistencia de los compromisos adquiridos y por el hecho de que continúa sin producirse el menor atisbo de reacción política en Madrid que determine una solución. La realidad comulga más con las duras perspectivas que hace ya dos años avanzaban los sindicatos, que con las optimistas y generosas promesas electorales, que siguen sin cumplirse.

SIN NINGÚN BARCO EN NAVANTIA