La Marea soluciona el problema de seguridad de O Parrote

|

NO deja de tener cierta gracia que la Marea, que hasta ahora se había negado a utilizar O Parrote para cualquier actividad alegando la falta de seguridad, al no haber vallas que impidieran la caída de los participantes al mar, esté ahora estudiando la posibilidad de convertir el espacio en el nuevo botellódromo oficial de la ciudad. Tal vez piensan que los jóvenes ebrios no tienen riesgo de precipitarse a las aguas o, a lo peor, es que quieren que ocurra alguna desgracia para arremeter contra quienes diseñaron el lugar. La realidad es que el botellón en los jardines de Méndez Núñez se ha convertido en un grave problema para la pervivencia de uno de los pocos pulmones que tiene el centro de la ciudad. Cada fin de semana se salda con daños irreparables a las plantas y toneladas de basura diseminadas en uno de los lugares que fue el preferido por los coruñeses para su esparcimiento, hoy ya transformado en una especie de erial.

La Marea soluciona el problema de seguridad de O Parrote