Todas las manos son necesarias

|

todas las manos son pocas para luchar contra una pandemia que amenaza con querer ganarnos la batalla y Sanidad ha tenido que recurrir a médicos y enfermeros jubilados, licenciados sin plaza, MIR y estudiantes de último año de ambas carreras para hacer frente a un colapso que ni en sus peores pesadillas se imaginaban los gobernantes del país que iba a producirse. Cada una de las 50.000 incorporaciones es más que necesaria, pero los trabajadores sanitarios ya advierten de que la presión a la que pueden estar sometidos los que aún no han entrado de lleno en la profesión puede pasarles factura. Que la medida que ha tenido que adoptar el Gobierno no es la más deseable lo sabemos todos, pero la situación es tan desesperada que en este caso no hay soluciones buenas, solo inmediatas. Que son lo que hace falta ahora mismo para que las cifras de la epidemia no vayan a más.

Todas las manos son necesarias