Un referéndum peor que el catalán

|

la abuela Carmena no tiene tirón. Su referéndum sobre la reforma de once plazas de Madrid ha sido un fracaso. Le dejaron abrir todos los colegios electorales, no hubo policías ni guardias civiles a palo limpio con los votantes, ningún agente toqueteó a una mujer ni le rompió los dedos de una mano; vamos, que la consulta se celebró en unas condiciones perfectas, como si fuese de verdad. Pero los madrileños pasaron de su alcaldesa y tan solo el 1,69% del censo depositó su papeleta en una urna. Qué contraste con Cataluña, donde en muchos colegios llegaron a votar más ciudadanos de los censados. FOTO: carmena junta las manos casi como para rezar | aec

Un referéndum peor que el catalán