SIN BICICLETAS

|

Entre lo dicho y lo hecho hay un trecho. El refrán podría ser de perfecta aplicación al caso del acuerdo entre los concellos de Ferrol y Narón para poner en marcha el servicio compartido de alquiler de bicicletas, que más de un año después de firmar el convenio los primeros ediles de ambos ayuntamientos, continúa sin llevarse a la práctica. La culpa parece recaer en la gestión municipal de la cabecera de comarca, toda vez que aún falta el informe de un técnico para evaluar las propuestas que concurren a la explotación. Más rapidez cabría esperar, toda vez que el convenio permite ahorrar 35.000 euros a ambos municipios.

SIN BICICLETAS