La muy necesaria cura de reposo en los Alpes

|

Tone Gómez-Reino, el pijo coruñés que para intentar ocultar sus orígenes firmó a favor de la liberación del sanguinario De Juana Chaos, es un tipo de lo más peculiar. Su capacidad de fabulación –polo mundo adiante cuenta que de pequeño vivía en un barrio obrero, afirmación que pone los pelos de punta a todos los que fueron sus vecinos en Maestro Mateo– es tan maravillosa como la que tiene para no hacer nada; se pasó un montón de años en los Alpes rascándose la barriga –quienes le conocen bien aseguran que llegaron a sangrarle las yemas de los dedos–, un tiempo durante el que se aficionó a viajar, sobre todo por el mundo virtual. Y ahí sigue colgado. Ahora le ha dado por profetizar que Galicia en Común –Podemos en plan madrilego–, es la herramienta para construir el nuevo espacio, que traducido a un idioma inteligible quiere decir para cargarse En Marea y que no se descarta como candidato a la Presidencia de la Xunta. ¿No sería mejor que regresase al pueblo de Heidi? Pues sí, todos estaríamos más tranquilos.

La muy necesaria cura de reposo en los Alpes