Retiradas que se venden como victorias

|

Está claro que cada uno ve el vaso como quiere. Hay para quien siempre está medio lleno y quien, por la contra, siempre lo encuentra medio vacío. Y, luego, están aquellos que pese a que no tenga ni una gota de agua, son capaces de agua, son capaces de beber de él hasta saciar su sed. Es una lástima que la coruñesa Nadia Calviño no presida el Fondo Monetario Internacional. Vamos que no iban a presumir los herculinos con una “chorba” suya en semejante puesto. Hasta ya hay quien aseguraba que seguro que le apañaba un crédito en buenas condiciones para que el Depor pudiera volver a Primera y por fin poder ganarle al Celta. Pero la realidad es que su nombre se cayó de la lista a las primeras de cambio, por mucho que desde Moncloa insinúen que optaron por retirarlo de la carrera en aras de lograr un candidato de consenso. Hay quien asegura que tras ver los resultados de la primera votación optaron por aquello de que una retirada a tiempo es una victoria.

Retiradas que se venden como victorias