Exceso de celo

|

El juez del Jugjado nº 7 de Madrid, de Violencia sobre la Mujer, Francisco Javier Martínez Derqui, tuvo el cuajo de burlarse, en su puesto de trabajo, de una mujer víctima de violencia de género, y la llamó “bicho e hija puta”. Por fortuna, tal “exceso de celo” fue objeto de grabación por el sistema de vídeo de dicho juzgado. Por tanto, nada de presunto culpable. Veremos si la ley es igual para todos porque, si hubiera sido la mujer quien llamara bicho e hijo puta al  juez le iban a llenar la alforja bien llena. Al margen de que los jueces interpretan las leyes según su leal entender, o según les salga de las puñetas, quien puso al nacho en ese juzgado, ese día debió pisar una mierda de can, pero sin suerte. Dicho finamente: ¡manda cojones poner a un elemento como ese a juzgar casos de violencia de género sobre mujeres! Ahora se presenta la duda sobre los casos que juzgó antes ese misógino. Por cierto, si algún día me cago en Dios, como Willy Toledo, pediré que me juzgue un juez ateo.
 

Exceso de celo