La Torre de Babel

|

“Para la música cualquier palabra es buena”.

El Conservatorio Profesional de Música de A Coruña es el único que contempla en las enseñanzas regladas el acceso a alumnos con necesidades educativas especiales, algo autorizado por la Consellería de Educación y Ordenación Universitaria de la Xunta de Galicia en 2011. 
Estos alumnos acuden así a las aulas para aprender a tocar sus instrumentos y también el lenguaje universal de la música. Dar a conocer este lenguaje se convierte en cada caso en una particular y comprometida misión, también por parte del profesor, que debe amoldarse a cada caso  partiendo de la propia experiencia, contando siempre con el incondicional apoyo de la coordinadora del proyecto, Isabel Gómez Alonso, una profesional con mayúsculas o el compromiso de José Luis Pastoriza, que acaba de impartir desde la Once un curso para la mejor involucración del profesorado en los casos de chicos que no pueden ver y para los que la música se convierte en uno de los placeres que disfrutan con absoluta plenitud, también a través de  la escritura, remedio a nuestra frágil realidad temporal que nos permite acceder al conocimiento y traduce con signos los idiomas, vínculos de comunicación que responden a nuestra esencia humana de comprensión y búsqueda 
En esta línea descubro con los nuevos alumnos el valor del entusiasmo, el valor de una mano junto a otra y el valor del lenguaje de todos los lenguajes: el del cariño y el afecto…Como en la leyenda de la Torre de Babel: “Todos teníamos la misma lengua y usábamos las mismas palabras, pero Dios hizo que los constructores del gran zigurat comenzaran a hablar en distintos idiomas, dispersándose por la tierra…” Extrayendo de aquí la enseñanza más positiva: La diversidad desarrolla un don: volver a aprender en un nuevo camino hasta encontrar la claridad, superando la confusión, encontrando el nuevo idioma que nos identifica con los otros.
 

La Torre de Babel