José Antonio Clavero Goenaga

|

Recordando a José Antonio Clavero Goenaga ¡Que estupenda es la vida que nos regala con amigos y con todo lo que ellos suponen! ¡ Y que grandes son los amigos que al marcharse nos dejan un mundo mucho más crecido y lleno de vitalidad!
Tuve el privilegio de contar con su amistad durante más de treinta años y puedo atestiguar que José Antonio Clavero fue una de las personas más entrañables que he conocido. Era una gran persona, un gran médico, un gran amigo.   Un personaje irrepetible, la bondad personificada, la entrega a los demás como un servicio vocacional innato a su persona.
A lo largo de este camino muchas veces duro de nuestra vida, ésta nos regala la presencia de un ser irrepetible al que nosotros tenemos la suerte de conocer. Una persona que su sola presencia irradia tanta paz, que todo aquel que está a su lado se siente dichoso.
Cada mirada amorosa que nos brindó, quedará en nuestro corazón.
No hay palabras para expresar lo que José Antonio ha significado para tanta gente, solamente miles de corazones llenos de ese amor que él nos dio.
Entendió en muchas formas que hay diferentes medicinas, algunas que curan el cuerpo con mil y un enfermedades, pero algunas otras que solo consiguen aliviar el dolor antes de lo inevitable.
No sólo ha dejado huérfanos a su mujer Paqui, a sus dos hijas y a sus nietos, sino que también a sus compañeros amigos y pacientes, que siempre vimos en él una sonrisa amiga a la que contar nuestros miedos, con la que avanzar más seguros ante eventuales tropiezos.
¿Quién podrá estar en la presencia del señor? Los de corazón limpio y de manos limpias, dice el salmo 23.
José Antonio Clavero dejó una huella digna de imitar por quienes aún quedamos. Un recuerdo que ya quisiéramos que se tuviera de nosotros mismos cuando nos toque partir de este mundo. Ha sido un auténtico magnánimo en su pensar, en su creer y en su obrar en toda tu vida, por eso su  ejemplo conmueve los corazones y arrastra ejemplarmente las vidas y las conciencias de todos. Gracias, José Antonio por tu amistad, por el cariño que nos diste y por todo el bien que nos hiciste.
Tú y tu semilla de utopía y esperanza, generosamente sembradas, no morirán jamás, pues la mañana te ha cogido sembrando y el Padre te he encontrado con la lámpara bien llena.
Sabemos que no todo ha terminado a pesar de la inmensa dolor de tu perdida. Porque si nuestra esperanza en Cristo se limitara a los límites de esta vida seríamos los más desgraciados de todos los hombres.
 

José Antonio Clavero Goenaga