SE NOS QUEDA VACÍO...

|

Cuando en noviembre el buque-dique “Blue Marlin” transporte al “Adelaide” hasta los astilleros de BAE Systems de Australia, el fin de la carga de trabajo representará una cruda realidad para nuestra querida Navantia.
Es urgente instar al Gobierno para que en el próximo presupuesto se habilite una partida para la construcción de un nuevo buque de guerra para la Armada. Alguien pensará que esto no tendría sentido cuando somos incapaces de mantener en servicio al “Príncipe de Asturias”, pero hay que mirar al futuro, no al pasado.
La tremenda crisis económica de la que, espero que estemos saliendo, sólo ha tenido unos responsables: los políticos. Son ellos los que acaparan el poder y toman las decisiones: pues bien, D. Marino Rajoy y D. Alberto Núñez Feijó, desde esta modesta tribuna les exhorto a que hagan algo ya, porque aparte de la pérdida de empleo y de riqueza que para nuestra ciudad supone la realidad de unas gradas vacías, España puede perder para siempre un sector estratégico de una importancia tan vital que, de llevarse a efecto, y aquí que nadie se equivoque, incidirá directamente en la seguridad y prestigio de nuestra nación, por lo que su coste será, sin ninguna duda, infinitamente superior al de ordenar la puesta en grada de una unidad.
Hemos abogado, y lo hacemos una vez más, por que se emprenda la construcción de un nuevo Buque de Proyección Estratégica con fines especulativos. El modus operandi sería el siguiente: el Gobierno autoriza la construcción del buque para la Armada, con la salvedad de que si Navantia durante el tiempo que durara la construcción de su obra viva encontrara un comprador, se renunciaría a él, reintegrándose a las arcas del Estado el dinero que se hubiera empleado durante su realización.
Hay quien pensará que esto es pensar “a lo grande”, pero es que somos un país fuerte y tenemos un astillero lo suficientemente acreditado a nivel internacional que nos permitiría lanzar semejante órdago. Sólo se necesita voluntad política para llevarlo a cabo.

 

SE NOS QUEDA VACÍO...