Impuestos

|

De entre todos los impuestos municipales, sobresale uno que es el que más antipatía despierta entre el ciudadano, se lleva la palma con creces con respecto a los demás emitidos por el consistorio. Debido a que se ha convertido con el paso del tiempo en impuesto recaudatorio sin un origen claro, teniendo en cuenta que nació como ayuda para la circulación, el Impuesto de Rodaje Municipal, que los ayuntamientos cobran sobre los vehículos a motor que tienen censados en su titularidad del municipio en cuestión.

La ciudad coruñesa, es una de ellas, en este caso hay una paradoja, que la ciudad cada vez tiene menor recorrido para los vehículos, por las prohibiciones de las ocurrencias de su equipo que accede al consistorio y cada cual trae bajo el brazo su diseño y contra diseño, así tenemos que desde la época del Alcalde Negreira, luego en la de Ferreiro y ahora con la Alcaldesa Inés Rey, al mando, una ciudad por la cual se está imposibilitando circular y cada día lo ponen peor, el propietario de un vehículo a motor, tiene cada vez que dar más vueltas y sufrir en su propia carne numerosos atascos, debido a la situación del tráfico en la ciudad. 

Pero es que además a ese conductor a parte del tiempo que pierde en saber por donde seguir su ruta, le cuesta más dinero, que sale de su bolsillo, no del municipio en cuestión, por el gasto extra de carburante al que se tiene que enfrentar y no es precisamente que esté barato, sino todo lo contrario, muy caro a tenor de cómo está el crudo en origen, por tanto no guarda relación alguna de compra-venta del producto, esto es otra cuestión diferente.

Se comenzó a dividir la ciudad y retirar la circulación de vehículos en el tramo Correos-Parrote, en superficie, eliminando mucho espacio de aparcamiento en la zona, como los carriles de la Marina-Parrote, eso supuso una amplia explanada sin acondicionar y desangelada, la zona pide que se haga algo para hacerla más humana de lo que es ahora mismo.

La Marea, desalojó los vehículos de la Ciudad Alta, pero no hizo nada sobre la que debía haber actuado, creando valor a aquella histórica zona, solo se valió de lo más fácil, prohibido aparcar y circular en ese espacio sin la debida autorización. Eso fue todo, hoy el lugar clama que se revitalice la zona para el bien de sus vecinos y del resto de los ciudadanos de su abandono. 

Los socialistas, ocuparon el Ayuntamiento y se embarcan en proyectos de peatonizar buena parte de la ciudad, ya veremos el resultado final. 

Ahora bien, el impuesto de Rodaje, debe ser revisado y valorarlo a la baja, ya que no se puede circular por el espacio perimetral de la ciudad, salvo que se cambie de nombre y se aplique el de “tenencia y disfrute de vehículo”. Como impuesto directo y no como está en la actualidad, se ajusta más a la realidad, teniendo en cuenta que se trata de un impuesto recaudatorio por parte del municipio coruñés de más de once millones de euros al año. 

El conductor del vehículo debe ser más valorado por el Ayuntamiento, aporta mucho y recibe poco a cambio.

Cuando se pretende algún cambio, se consulta solo a los vecinos de la zona, pero no a los conductores que son los titulares del impuesto, algo tendrán que decir al respecto en las medidas a tomar. 

Impuestos