Empieza el curso

|

Nuestros hijos preparan sus mochilas, llenas de libros nuevos, de lápices y de ilusiones. Volverán a ver a sus compañeros y amigos, a retomar conversaciones pendientes, a ponerse al día de las novedades ocurridas durante el verano. Es época de renovación, de buenas intenciones, de proyectos. Les esperan las aulas, algunas menos que el curso pasado, los profesores, algunos menos que el curso pasado, comedores más caros y con menos recursos y un futuro que no ven, que no pueden ni atisbar, del que no saben qué podrán esperar, porque hasta los más jóvenes han perdido la fe en esta sociedad que, entre todos, hemos convertido en un apeadero, una estación de tránsito hacia algún otro sitio donde encontremos por fin la tierra prometida. Mi mejor deseo a los alumnos y a los profesores porque la educación es la única e irrenunciable esperanza de todos para un futuro mejor, aunque a juzgar por como la tratan los políticos de turno no piensen lo mismo.

 

Empieza el curso