Subvención o participación

|

Fernando González Laxe, economista de prestigio y celebrado profesor –además, para quien esto firme, el mejor presidente que tuvo la Xunta, en una reciente entrevista en la cadena SER defendió que en vez de regar dinero en subvenciones para atraer industrias a la región. Debe entrar en el capital de la empresa pues, desde dentro, será más fácil evitar la deslocalización. Sustituir, en una palabra, participación en lugar de subvención. También se mostró  partidario de grabar los movimientos especulativos del capital y mostró su aprobación a  la política social del actual ejecutivo de ayudar – salario mínimo – a los ciudadanos más vulnerables .Coincide el expresidente con otro ilustre economista gallego, Antón Costas, uno de los más fervientes defensores de la renta mínima estatal,  que ya avisó de los peligros de la globalización y la necesidad de eliminar subvenciones y exenciones a las grandes empresas revisando a la vez la fiscalidad en su conjunto. Y la participación, tranquilos, no es nacionalización, aunque esta posibilidad la contempla nuestra Constitución. Por su parte  La Internacional Progresista llama la atención de los gobiernos ante “la plaga neoliberal que recorre el mundo con el cultivo del capitalismo exacerbado, como un pandemia peor que la peste”. La globalización,  en palabras de Pepe Mújica expresidente de Uruguay, trajo la fuerza del mercado que venció a la política del humanismo” .En el dos mil ocho se inyectó dinero en los mercados financieros y ganaron los mercaderes enriqueciéndose los que más tenían. Está claro que hay que cambiar el sistema

El Banco de España advierte al ejecutivo que hacen falta viviendas sociales; que es necesario que se incentive desde el sector público proyectos que en su uso beneficien a los ciudadanos y Bruselas llama a los países a tomar todas las medidas para combatir la pandemia en un momento en que los servicios de salud estaban lastrados por la falta de inversiones. De forma especial en España. Advierte Bruselas a España del abuso de los contratos temporales  Y desde la universidad catalana Pompeu Fabra, nos advierten que en esta cuarentena cada español “perdimos”  alrededor de tres mil euros tanto por la falta de ingresos como por el aumento de los gastos que sumó la pandemia.
A estos problemas, al oscuro futuro que se avecina se desde el parlamento nos llegan gritos, insultos, mentiras y peleas. No se trata de  ganar la batalla al virus sino de hacer perder el gobierno a sus rivales. Con el ya viejo eslogan de “cuanto peor mejor” de épocas recientes.

Subvención o participación