Tenemos nuestras propias plagas

|

uestros antepasados “apechugaron” con la gripe española, una plaga al parecer exportable, y ahora en China el dilema es la bolsa o la vida. Las bolsas sufren el mayor desplome por culpa del coronavirus con ayuda de los yanquis que alimentan el miedo en beneficio de sus propios intereses. En casi todas las plagas alguien pierde… 
Ejemplo de plaga, también a nivel mundial, es  el impacto del cambio climático que, destrozó aquí en ESpaña el litoral por tres veces en lo que llevamos de año. Si en China andan aún buscando la vacuna, aquí encontramos un culpable: el gobierno que en 2013 modificó la Ley de Costas que hoy, y sin duda alguna, puede calificarse de irresponsabilidad. Barra libre a la edificación se dijo desde el PP…y así fue y así nos va. Pagamos lo que benefició a unos cuantos millonarios del ladrillo.
La otra plaga, a la que aún no se le puso vacuna eficaz, es la gran cloaca llena a rebosar acogida  clima que el de la permisividad de quienes tenían la sartén por el mango y nos quemó a todos. 
Hablamos de la corrupción, el latrocinio, que cada día nos ofrece otros capítulos. Resulta que durante la etapa del ministro Fernández Díaz, y con Mariano Rajoy de presidente del gobierno, declaró que el uso de fondos reservados empleados para espiar a Bárcenas y requisar los papeles que pudieran perjudicar al PP, fueron órdenes que llegaban más arriba del ministro. De nuestros impuestos, la llamada policía patriótica, gastó medio millón de euros  para destruir pruebas contra el PP. 
Y hay más: el caso de la Caja B del Partido Popular, lleva cinco años en espera de que la Audiencia fije la fecha del juicio. 
Se trata, como muchos recordarán, de los pagos “en negro” (1,5millones de euros) en la reforma dela sede del Partido Popular en Génova. 
Y aún hay cola en los juzgados por otros casos de corrupción, falsificación de documentos con los populares de protagonistas. Y con la que les está cayendo, firmes en enrocarse en que son cosas del pasado ¿?, sin hacer examen de conciencia van siguiendo las órdenes de Aznar, acoplándose a las veleidades de VOX y buscando la complicidad de Ciudadanos. Y así les va. Perdiendo votos en cada elección y con graves problemas entre sus barones, destacando la conocida actitud de Feijóo que, otra vez más, quiere desmarcarse de las decisiones de Madrid.
 Estamos rodeados. Hay que buscar la vacuna. 

Tenemos nuestras propias plagas