El fenómeno

|

Pues estando Iñigo Errejón tan tranquilo como portavoz de Más Madrid, en la comunidad capitalina del reino cuando un palomo blanco, inspirado por Sánchez, le susurró que era un tipo cojonudo y debía presentarse a las elecciones generales. Fue algo así como una anunciación, con la intención primaria y nada subliminal de Sánchez, de joder a Iglesias y Unidas Podemos. Claro que a Errejón la precipitación y lo subliminal le importó un huevo y, con tal padrino, decidió saltar a la política nacional sin tener una estructura de partido, ni un programa político, ni gaitas, algo secundario, y se convirtió en un fenómeno mediático como su fuera a ser el salvador del país, con el rimbombante nombre de su nuevo partido político, Más País. Acojonante. La noticia conmocionó todos los medios informativos, más que si Ronaldo dijera que quiere volver al Real Madrid. Y ahí lo tienen, hecho un fenómeno nacional como el futbolista de la película de Fernando Fernán Gómez, que hasta marcaba goles de culo. Y es que, en este mundo, hay criaturas que parecen que, en lugar de nacer, cayeron del cielo.

El fenómeno